Mucho se ha evolucionado desde que Kegel describió como fortalecer el suelo pélvico. Se sabe que es importante reducir los síntomas mediante la realización habitual estas contracciones clásicas. Pero más importante es llegar a un EQUILIBRIO PÉLVICO para no mostrar un cuadro disfuncional que induzca a la paciente a tener incontinencia o una mala dinámica miccional inducida por malas costumbres o mitos que se han promulgado sin tener ninguna validez, incluso siendo perjudiciales. Muchas son las pacientes que vienen a consulta hablando de ‘yo cuando hago pis intento cortar el chorro’, ERROR, el ‘PIPI STOP’ es solo un test para comprobar si el suelo pélvico tiene más fuerza que la presión de salida de la orina, no una fórmula de ejercitación, ya que alteraría la dinámica miccional, esto es, cada micción solo debe tener un chorro único centrado, continuado y sin presión de prensa abdominal ni digitación. Otras pacientes vienen diciendo ‘yo me pongo las bolas chinas algunas mañanas para estar en casa o salir a hacer gestiones’ ERROR, las bolas chinas son pesas vaginales, y como en cualquier músculo cuando vamos al gimnasio primero ejercitamos sin carga más que la corporal, y cuando mi tono muscular es alto sumamos peso en la maquina de ejercitación o mancuernas para brazos subiendo progresivamente el peso. Esto evidencia que cuando el suelo pélvico no tiene fuerza o incluso la falta de tono viene acompañado de un POP (prolapso de órgano pélvico), está contraindicado ponerle una pesa encima.

Así lo primero en la paciente es importante crear un hábito correcto para conseguir un efecto duradero de la mejoría y eficaz en su día a día. Para ello primero hacemos una valoración de los diafragmas, tono muscular abdominal, dorsolumbar y glútea entre otros, así como de las articulaciones pélvicas para comprobar que alteración postural está desequilibrando la transmisión de fuerzas a la pelvis, a continuación hacemos una valoración digital del suelo pélvico y la estática de los planos fasciales y angulación visceral. Con un Biofeedback ecográfico transperineal comprobamos la dinámica visceral, con un Biofeedback electromiográfico ratificamos la actividad neuromotriz pudendal en suelo pélvico y con un Biofeedback manométrico o de presión valoramos el tono del suelo pélvico. Todo ello definirá la casuística etiológica que define la falta del equilibrio pélvico de la paciente. En función de la cascada de compensaciones, alteración en la estabilidad y falta de inervación o tono, elaboramos un Plan de abordaje.

Por tanto, es de magna importancia dejar de divulgar mitos como ejercitar con el PIPISTOP o LAS BOLAS CHINAS que pueden empeorar a las pacientes en lugar de mejorarlas sin haber sido valoradas por un Especialista en Pelviperineología que proponga una Tratamiento con evolución personalizada según la patología de cada paciente.

0

Quizás te interese...

PARTO FISIO – LÓGICO